banner

Afrenta automovilística

Este artículo está publicado en... cambio climático | medioambiente | motor diesel | Volkswagen

Afrenta automovilística

La crisis acaecida en la empresa Volkswagen ha tenido un preámbulo firmado en 2013 por el consejo internacional para el transporte limpio (ICCT por sus siglas en inglés) que detectó unas emisiones de óxido nitroso hasta 40 veces superiores a las declaradas en unos test de pruebas a dos automóviles de la marca Volkswagen.

Posteriormente las autoridades de EE.UU a través de la agencia de protección medioambiental (EPA) en colaboración con la universidad West Virigina han comprobado que los modelos de la marca fabricados entre el 2009-2015 tenían implantado un software que detecta cuando un vehículo está en un banco de pruebas y altera de los datos de emisión de gases nocivos (NOx) de sus motores diésel. Estos gases, óxidos de nitrógeno (NOx), son los únicos introducidos a la atmósfera por la actividad del hombre y acarrean importantes efectos nocivos para la salud, especialmente a niños y ancianos. A modo de ejemplo:

  • Un desarrollo pulmonar más lento en los niños.
  • Mayores niveles de ataques asmáticos.
  • Problemas cardiovasculares
  • Irritaciones oculares

En Europa y en España la normativa que fija los límites a dichas emisiones son la directiva europea 50/2008/CE y el R.D. 102/2011 que la traspone.

Pero también hay implicaciones en ámbitos medioambientales, económicos, y de reputación empresarial. Veamos cuales:

Medioambientalmente una emisión superior de óxidos de nitrógeno contribuye al efecto invernadero cuyas consecuencias hemos visto en un artículo anterior.

Económicamente la empresa ha provisionado 6.500 millones de euros para hacer frente a posibles sanciones de los gobiernos de EE.UU y Europa y cuya cifra podría ascender a más de 18.000 millones de euros.

Su prestigio como marca se ha visto seriamente dañado ya que el problema ha afectado a más de 9,5 millones de automóviles en todo el mundo, de los cuales 683.626 en España, y a todas las marcas del grupo: Volkswagen, Audi, Skoda y Seat. El incidente ha provocado, por ahora, la dimisión de su presidente ejecutivo Michael Horn.

Sin embargo, hay solución, dependiendo de la antigüedad del vehículo:

-        Para los vehículos matriculados entre 2009-2011 habrá que cambiar el catalizador e inyectores.

-        Para los vehículos matriculados entre 2012-2013 habrá que cambiar el catalizador.

-        Para los vehículos matriculados a partir del 2014 habrá que reprogramar la centralita.

Desde Cryma Consultores queremos insistir en que es necesario un control más exhaustivo sobre elementos perniciosos que inciden en nuestra vida diaria y en un cambio de mentalidad para optar por medios más saludables y respetuosos con el medio ambiente. Hasta la próxima, amigos.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.