banner

Día Mundial de la Reducción de las Emisiones de CO2

Este artículo está publicado en... cambio climático | CO2 | eficiencia energética | energía renovable | gestión ambiental | medioambiente

Día Mundial de la Reducción de las Emisiones de CO2

¿Has oído hablar del efecto invernadero? ¿Te suena el protocolo de Kioto? ¿Quién no ha escuchado estos conceptos u otros similares como "cambio climático", "eficiencia energética" o "energía renovable"? Aprovechando que hoy es el Día Mundial de la Reducción de las Emisiones de CO2 queremos acercaros un poco más a la problemática de las emisiones y que podemos hacer para minimizar su impacto.

El dióxido de carbono (CO2) es uno de los gases que causan el llamado "efecto invernadero". Es uno de los más conocidos por el público en general por su impacto en el cambio climático aunque hay bastantes más. El CO2 proviene de la quema de combustibles fósiles como el petróleo o el carbón.

Se han sucedido varios cambios climáticos naturales pero, en la actualidad, las actividades humanas, como el transporte o la industria, están provocando la alteración del clima consiguiendo que se vuelva más extremo. Las emisiones de CO2 a la atmósfera se han disparado debido, en gran parte, al uso de combustibles fósiles.
El cambio climático es un problema que exige medidas y soluciones globales. Uno de los primeros intentos a nivel internacional para limitar las emisiones de CO2 surgió en 1997, el archiconocido y recurrente Protocolo de Kioto.

Reducir las emisiones de CO2 no es una tarea imposible y mucho menos complicada. La consigna es evitar el gasto innecesario de energía y tratar que los consumos sean lo más renovables posibles. La reducción de las emisiones de CO2 es un problema global que debe involucrar a empresas, instituciones y ciudadanos. Cada uno de ellos puede y debe implicarse en la medida de sus posibilidades.

Cómo reducir las emisiones de CO2

Apoyar la eficiencia energética y el uso de renovables. Un uso inadecuado de la energía, proveniente en su mayor parte de combustibles fósiles, provoca el aumento de las emisiones de CO2. ¿Cómo podemos solucionarlo? Los sistemas de eficiencia energética consiguen producir lo mismo con un menor consumo. También, una apuesta determinada por las energías renovables evita la emisión de CO2 y el gasto innecesario de combustibles fósiles.

Desplazarse de forma sostenible. El transporte y su consumo de energía es uno de los grandes emisores de CO2. Utilizar el transporte público, ir en bicicleta o a pie ayuda a disminuir dichas emisiones.

Optimizar el consumo. Debemos reducir el consumo hasta lo imprescindible, optimizar la vida útil de los productos y reciclar para aprovechar los materiales de los productos eliminados son también importantes medidas, no solo de ahorro económico sino contra el cambio climático también.

Compensar emisiones de CO2. El Protocolo de Kioto estableció diversos sistemas para reducir las emisiones de forma indirecta, como los Mecanismos de Desarrollo Limpio.

Conservar y mejorar los bosques y los océanos. Retienen el CO2, de manera que su cuidado es indispensable para que parte de los gases emitidos no lleguen a la atmósfera.

Huella de Carbono

La Huella de Carbono y su aplicación en la reducción de emisiones.

La Huella de Carbono es una medida de "la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto". La huella de carbono es una de las formas más simples que existen de medir el impacto o la marca que deja algo o alguien sobre el planeta en día a día. El recuento de las emisiones de CO2 que son liberadas a la atmósfera debido a nuestras actividades diarias o a la fabricación de un producto.

El análisis abarca todas las actividades del ciclo de vida de un producto (desde las materias primas hasta su gestión como residuo) permitiendo a los consumidores decidir qué producto comprar en base a la contaminación generada.

La medición de la huella de carbono, actualmente, se utiliza para diferenciar productos. Sin embargo, a corto plazo será una exigencia para la exportación.

¿Por qué medir la Huella de Carbono?

Demanda del mercado. Algunas empresas europeas de distribución empiezan a exigirle a sus proveedores que calculen la huella de carbono de sus productos.
Diferenciarse de otras empresas o productos similares.
Mejora de la imagen de marca o empresa (responsabilidad social empresarial, memorias sostenibilidad, comunicación). Cualquier empresa puede transmitir a sus clientes que sus productos son responsables con el medioambiente y que participan en la reducción de emisiones de gases.
Ahorro de costes. El análisis de la huella de carbono en una empresa permite detectar e identificar las posibilidades de mejora respecto a la eficiencia energética, los procesos productivos o el diseño de los envases. Esto supone ahorros económicos y la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero.
Valor de futuro. Proporciona tranquilidad en cuanto al cumplimiento de futuras legislaciones y obligaciones de las empresas frente al cambio climático. También, reduce los costes asociados a la necesidad de adaptarse a nuevas normativas

Si quiere conocer más sobre el cálculo de la Huella de Carbono en su empresa y como puede beneficiarse de ello contacte con nosotros, le haremos un presupuesto a su medida.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.