banner

El futuro brillante de la energía solar

El futuro brillante de la energía solar

Un recurso ilimitado y socialmente sostenible para lograr un cambio en el modelo energético lo aporta la energía solar. La radiación emanada por el sol a razón de 66 MW/m² que llega a la tierra puede aprovecharse como calor y electricidad.

Los sistemas disponibles para su aprovechamiento son dos:

  • sistema fotovoltaico
  • sistema solar-térmico

El sistema fotovoltaico transforma directamente la radiación solar en electricidad mediante el efecto fotoeléctrico que transforma en energía eléctrica cada fotón absorbido por los paneles solares.

El sistema solar-térmico es un proceso que permite la obtención de energía térmica mediante el calentamiento de un fluido, principalmente mediante centrales de torre y cilindroparabólicas.

Ambas tecnologías han sufrido un avance significativo que ha repercutido favorablemente en un uso, cada vez mayor, de la energía solar como una fuente energética fiable y barata. Este enfoque se ve reforzado por la obligatoriedad que los estados tienen para cumplir con el acuerdo de Kioto y Rio para de afrontar el cambio climático y el calentamiento global.

En Europa se ha determinado que al menos el 20% de la energía ha de provenir de energías renovables en el año 2020, y España puede y debe liderar ese objetivo porque las energías renovables son el principal activo energético del país, siendo la energía solar la de mayor potencial. De hecho España ha sido el segundo país en el mundo con mayor potencia fotovoltaica instalada en el 2010 con 3787MW y era el líder mundial en potencia termoeléctrica con 632MW el mismo año.

Los usos de la energía solar térmica son:

  • Aplicaciones para agua caliente sanitaria, calefacción y piscinas
  • Aplicaciones industriales

La directiva europea 2010/31 sobre la eficiencia energética de los edificios que aprovecha las energías renovables para reducir las necesidades de calefacción/refrigeración y la emisión de CO2 a la atmósfera es un ejemplo de normativa que contempla los posibles usos de la energía solar y su contribución a un mundo sostenible.

Esto tiene implicaciones directas para la sociedad por su posible impacto sobre el empleo y beneficios económicos que la adopción de tales fuentes supone. Según estudio realizado para Greenpeace en un escenario conservador las energías renovables aportarían 150.000 millones de € a la producción en el intervalo 2015-2030 y más de 800.000 empleos creados en dicho periodo. Por lo tanto la energía solar es un recurso inestimable que no debe ser desdeñado y que la administración debe fomentar para que nuestro planeta siga siendo el planeta azul.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.