banner

La labor de Cryma Consultores: Evaluación de impacto ambiental

Este artículo está publicado en... certificado ecoógico | empresa | evaluación de impacto ambiental | medioambiente

La labor de Cryma Consultores: Evaluación de impacto ambiental

De un tiempo a esta parte, nos bombardean con cada vez más términos medioambientales. El Medio Ambiente está cobrando más y más importancia en nuestras vidas. Uno de los términos mas utilizados, sobre todo en las empresas, es la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). Pero, ¿realmente sabes qué es una EIA, en qué consiste y para qué sirve?

Si deseamos proteger el medio ambiente de una forma adecuada es imprescindible, antes de acometer cualquier plan o proyecto, valorar el impacto que tendrá para el ecosistema y las personas que lo integran. Así pues no es otra cosa que una herramienta que analiza parámetros que determinan el riesgo para el medio y establece mecanismos para corregirlos y minimizar la huella ecológica de cualquier proyecto. La ley 21/2013 define la Evaluación de Impacto Ambiental como un “procedimiento administrativo instrumental respecto del de aprobación o de adopción de planes y programas, a través del cual se analizan los posibles efectos significativos sobre el medio ambiente de los planes, programas y proyectos”

Se establece, por tanto, que su propósito radica en proteger el medio ambiente, siendo la sostenibilidad de cada uno de los proyectos un elemento clave antes de la toma de cualquier decisión.

Los principios que la integran son, entre otros:

  • Mejora del medio ambiente.
  • Desarrollo sostenible.
  • Adopción de medidas correctora ante efectos dañinos.
  • Participación ciudadana.
  • Quien contamina, paga.

Queremos resaltar dos de los principios enunciados:

“Participación ciudadana": que atañe a la posibilidad de realizar objeciones a la actividad planteada por las personas afectadas por los proyectos.

“Quien contamina, paga”: fija la responsabilidad directa de quien cree un perjuicio al medio ambiente, que acarreará una sanción cuya cuantía máxima podrá alcanzar hasta 2.404.000€ por una infracción muy grave. Su relevancia queda patente al recogerse en la normativa nacional e internacional a través del convenio de Espoo. (Convenio sobre evaluación del impacto ambiental en un ambiente transfronterizo).

¿En qué proyectos es necesario hacer una evaluación ambiental?

La legislación es clara en este punto , deben someterse a Evaluación de Impacto Ambiental todos los proyectos incluidos en los Anexos I y II de la Ley 21/2013, entre los que se incluyen proyectos de agricultura, industria, turismo, ordenación del territorio....

La evaluación de impacto ambiental debería:

Tener un propósito: el proceso debería informar sobre la decisión tomada y ofrecer un resultado de acuerdo a unos niveles que sean apropiados para la protección ambiental y el bienestar de la comunidad.

Ser rigurosa: el proceso debería aplicar la “mejor ciencia posible”, empleando metodologías y técnicas apropiadas para señalar los problemas que se investigan.

Ser útil: el proceso debería desembocar en una información y proyectos que ayuden a la resolución de los problemas. Siendo aceptables y factibles de ser llevados a cabo por los interesados.

Ser relevante: el proceso debería ofrecer una información suficiente, veraz y aprovechable en la planificación del desarrollo y en la toma de decisiones.

Ser rentable: el proceso debería lograr los objetivos de la EIA dentro de los límites de información, tiempo, recursos y metodología disponibles.

Ser eficiente: el proceso debería imponer los mínimos obstáculos en términos de tiempo y financiación para los interesados y ser consecuentes al alcanzar los requerimientos y objetivos aceptados para la EIA.

Ser concreta: el proceso debería concentrarse en los efectos ambientales significativos y en los resultados clave.

Ser flexible: el proceso debería estar ajustado a las realidades, resultados y circunstancias de las propuestas revisadas, sin comprometer la integridad del proceso mismo e incorporar las lecciones aprendidas a través del ciclo de vida de la propuesta.

Ser participativa: el proceso debería ofrecer oportunidades para informar e involucrar al público interesado y afectado. Sus aportaciones y preocupaciones deben ser señaladas explícitamente en la documentación anexa y en la toma de decisiones.

Ser interdisciplinaria: el proceso debería emplear las técnicas apropiadas e incluir expertos en disciplinas influenciadas por el proyecto.

Ser veraz: el proceso debería ser llevado a cabo con profesionalismo, rigor, honestidad, objetividad, imparcialidad y equilibrio y estar sujeto a comprobaciones y verificaciones independientes.

Ser integral: el proceso debería ser capaz de aglutinar los aspectos sociales, económicos y biofísicos.

Ser transparente: el proceso debería ser claro y el contenido de la EIA ser fácilmente comprensible.

Ser sistemática: el proceso debería recoger toda la información relevante al entorno afectado, las alternativas propuestas y sus impactos, así como las medidas necesarias para seguir e investigar los efectos residuales.

La Evaluación de Impacto Ambiental permite aunar los intereses generales con los particulares desde un punto de vista integral, generando confianza en la toma de decisiones cuando el medio ambiente sea afectado. Este proceso puede resultar largo y pesado para personas ajenas a estas tareas. Desde CRYMA Consultores queremos ponernos a tu disposición a la hora de realizar estos proyectos ya que estamos comprometidos al 100% con el Medio Ambiente y creemos que realizar una correcta EIA puede ahorrar muchos problemas y costes a tu empresa y al entorno del proyecto. Contacta con nosotros, nos gusta lo que hacemos y podemos hacerte un presupuesto personalizado, justo a la medida de lo que tú y tu empresa necesitáis.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.