banner

Para ahorrar agua...

Este artículo está publicado en... agua | ahorro de agua | cambio climático | directiva marco del agua | medioambiente

Para ahorrar agua...

Hace un tiempo os hablamos del desarrollo sostenible y de las medidas que habría que adoptar para compatibilizar la protección del medio ambiente y el progreso humano mediante un consumo responsable de los recursos, siendo el agua uno de los más importantes.

Hoy os queremos resaltar, de nuevo, que la sostenibilidad y ahorro energético y de recursos, involucra a todos los actores de las sociedad; administración, empresas, organizaciones y ciudadanos.

Por ello hoy vamos a centrarnos en información útil para aportar nuestro granito de arena al ahorro de agua, sobre todo en estos tiempos de calores. Teniendo en cuenta esta premisa se ha elaborado legislación específica (Directiva Marco del Agua) para preservar este recurso renovable y escaso con usos en la agricultura, industrial y personal.

Y mediante la normativa junto a unas sencillas recomendaciones se puede lograr un gran impacto dependiendo del ámbito y uso que se haga del agua; así para la agricultura que en España consume casi el 80% del total de agua se establecen las siguientes medidas:

Conocer las necesidades hídricas de nuestros cultivos, regando cuando sea realmente necesario y no por "costumbre".

Planificar los riegos conociendo bien los datos agro-climáticos de la zona.

Utilizar tensiómetros (pequeños aparatos que nos determinan cuándo y cuánto regar).

Modernizar las técnicas de regadío para que ayuden a minimizar el consumo de agua. Sustituir los riegos de superficie (manta o inundación) por riegos localizados (aspersión o goteo). Con éstos, no solo se ahorra de un 40 – 60% de agua, sino que con un buen conocimiento del sistema, se puede lograr una eficiencia de aplicación del 95%.

Regar a 1ª o última hora del día. Reutilizar restos vegetales de la propia cosecha, para crear una capa de mulching en el suelo, manteniéndolo húmedo por más tiempo.

Aumentar en la medida de lo posible, mediante iniciativas comunes, la capacidad de embalse de la zona (depósitos de cabecera).

Reemplazar antiguos canales por redes de riego a presión.

Tratar de agruparse en Comunidades de Usuarios o Regantes que favorece la implantación y/o el desarrollo de redes de riego y fórmulas más adecuadas de reparto de agua.

Supervisar las redes de riego existentes, intentando eliminar las mermas.

En el caso de industrias se proponen las siguientes medidas preventivas:

Optimizar cada uno de los procesos productivos para ahorrar agua

Reducir el consumo de agua en cada actividad complementaria

Reciclar cada las aguas grises.

Instalación de contadores (mejor electrónicos) que permiten segregar y controlar el consumo de agua o fugas.

Selección de equipos hidro-eficientes y de categoría A (especialmente recomendado para Hoteles)

Finalmente cada uno de nosotros, en nuestro hogar, podemos adoptar unos hábitos de consumo y unas medidas básicas que contribuirán a proteger el agua como una fuente indispensable de vida y creadora de bienestar.

Ducharse en vez de bañarse contribuye decisivamente al ahorro de agua

Introducir reductores de caudal redundará en un consumo menor.

Cambiar grifería obsoleta como sistemas monomandos.

Utilizar a plena carga el lavavajillas o lavadora. Evitar en la medida de lo posible el prelavado para hacer la colada.

No descongelar los alimentos bajo el grifo de agua.

Todas estas medidas harán que el objetivo de preservar el agua, fomentar su uso responsable y garantizar su abastecimiento, sea posible. Únete y difunde este mensaje para hacer viable un recurso tan preciado como el agua. Contamos contigo.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.